¿Nietzsche contra los indignados’

¿Nietzsche contra los indignados? (contra las ideas de culpa, castigo, venganza)

 

Siempre que se han buscado responsabilidades, ha sido el instinto de venganza quien lo ha hecho. Ese instinto ha dominado de tal forma a la humanidad, en el transcurso de los siglos, que toda la metafísica, la psicología, la historia y sobre todo la moral acusan su huella. Desde que el hombre empezó a pensar, ha inyectado en las cosas el bacilo de la venganza. Ha contaminado al mismo Dios, ha arrebatado la inocencia a la existencia, reduciendo todas las modalidades del Ser a una voluntad, a intenciones, a actos de responsabilidad. La teoría entera de la voluntad, nefasta falsificación de toda la psicología anterior, fue inventada esencialmente con el fin de castigar. La utilidad social del castigo garantizaba la dignidad, el poder, la verdad, a ese concepto. Los inventores de esa psicología –de la psicología de la voluntad- surgieron en las clases que tenían en su poder el derecho de castigar, principalmente en la clase sacerdotal que estaba al frente de las más antiguas comunidades; y fueron los sacerdotes los que quisieron dar a Dios el derecho de vengarse. Para este fin se imaginó que el hombre era “libre”…

 

Hoy, cuando parece iniciarse el movimiento contrario en toda Europa, cuando nosotros, pensadores alciones (NOTA: Para Nietzsche los alciones, aves marinas, simbolizan “la libertad de espíritu”), queremos eliminar, expulsar, extinguir de entre nosotros el concepto de culpa y el de castigo, y que todos nuestros esfuerzos tienen por objeto purificar de esta basura la psicología, la moral, la Historia, la naturaleza, las instituciones y sanciones sociales y hasta el mismo Dios, ¿en quiénes debemos reconocer nuestros naturales antagonistas? Precisamente en aquellos apóstoles de la venganza y el resentimiento, en aquellos “pesimistas de la indignación” que se consagraban a santificar sus excrementos con el nombre de “indignación”… Nosotros queremos devolver al devenir su inocencia, nosotros querríamos ser misioneros de un pensamiento más puro: al hombre nadie le da sus cualidades, ni Dios, ni la sociedad, ni sus padres, ni sus antepasados, ni él mismo –nadie es culpable de él…No existe ser alguno al que pueda hacérsele responsable de la existencia de otro ser, de que tenga tal o cual cualidad, de que haya nacido en tales circunstancias, en tal ambiente…¡Qué gran consuelo la inexistencia de ese ser!… Nosotros no somos resultado de una intención eterna, de una voluntad, de un deseo; con nosotros no se ha hecho ningún intento de realizar un “ideal de perfección”, ni un “ideal de felicidad”, ni de alcanzar un “ideal de virtud”; tampoco somos una tentativa divina fracasada, de la cual Dios tenga que arrepentirse (idea que se encuentra, como se sabe, al comienzo del Antiguo Testamento). Nuestra existencia y nuestro modo de existir no pueden imputarse a lugar, fin o sentido alguno… En el hecho de que sea así, aparte de un gran consuelo, encontramos la inocencia de todo lo que existe.

                                                      La Voluntad de Poder, libro III, epíg. 458

Nietzsche, voliuntad de poder

Friedrich Nietzsche: la Voluntad de Poder como naturaleza íntima del ser
Les dejo un texto estupendo, en el que Nietzsche, más metafísico imposible, nos enseña cuál es la esencia de nuestro ser: la voluntad de poder. Vale la siguiente aclaración: si bien Nietzsche critica la metafísica como cultura occidental desde Platón hasta sus días, eso no equivale a que él mismo no lleve a cabo su propia metafísica. Cambia el enfoque, cambian los fundamentos, “dios ha muerto”, recuerden, nihilismo no quiere decir destrozar todo y quedarnos en la nada absoluta, al menos eso no quiere decir en Nietzsche, él nos hace propuestas ontológicas nuevas, no se queda en la nada como el mala onda de Feuerbach. Espero que les guste, saludos!

¿Y sabéis, en definitiva, qué es para mí «el mundo»? ¿Tendré aún que mostrároslo en mi espejo?… Este mundo es un monstruo de fuerza, sin principio ni fin; es una suma fija de fuerza dura como el bronce, que no se hace más grande ni más pequeña, que no se gasta, sino que se transforma, y cuya totalidad es una magnitud invariable, una economía sin gastos ni pérdidas, pero también sin incremento; encerrada dentro de la «nada» como su límite, sin ninguna cosa flotante, sin desgaste sin extensión infinita, inserta como una fuerza determinada en un espacio determinado y no en un espacio que abarcaría el «vacío»; es una fuerza que se encuentra en todas partes, una y múltiple como un juego de fuerzas y de ondas de fuerza perpetuamente agitadas, eternamente en cambio, en reflujo continuo, con gigantescos años que se repiten regularmente, flujos y reflujos de sus formas, que van desde las más simples a las más complicadas, de las más tranquilas, de las más fijas, a las más frías, a las más ardientes, más violentas, más contradictorias, para volver en seguida de la multiplicidad a la simplicidad, del juego de los contrastes a la necesidad de armonía, afirmando su ser en esa regularidad de ciclos y años glorificándose a sí mismo en la santidad de lo que debe tornar eternamente, como un devenir que no conoce ni la saciedad, ni el disgusto, ni el cansancio. Este es mi universo dionisíaco que se crea y se destruye perpetuamente a sí mismo; ese enigmático mundo de la doble voluptuosidad, éste es mi «más allá del bien y del mal», sin fin, a menos que no sea un fin la felicidad de haber cumplido el ciclo, sin voluntad, a menos que un anillo no pruebe su buena voluntad de girar eternamente sobre sí mismo y nada más que sobre sí mismo, en su propia órbita. Ese es el universo mío, ¿quien es pues lo suficientemente lúcido como para exponer su alma a este espejo? ¿O para oponer su propia solución al enigma de Dionisio? Y aquel que fuese capaz de ello, ¿no debería hacer más todavía? ¿No debería casarse con el «ciclo de los ciclos», jurar su propio retorno, aceptar el ciclo que eternamente se bendecirá y afirmará a sí mismo, con la voluntad de querer todas las cosas de nuevo, de ver tornar todo lo que ha sido, de ver marchar todo lo que debe ser siempre? ¿Sabéis ahora que es el mundo para mí, y lo que yo quiero, cuando quiero este mundo?

¿Queréis un nombre para este universo, una solución para todos sus enigmas? ¿Queréis en suma una luz para vosotros, los más tenebrosos, los más fuertes, los más intrépidos de todos los espíritus? Este mundo, es el mundo de la voluntad de poder y nada más. Y vosotros sois también esa voluntad de poder, y nada más.
[…]

Si es verdad que la naturaleza íntima del Ser es la voluntad de poder, si todo aumento de poder es placer, si todo sentimiento de no poder resistir, de no poder dominar es dolor, ¿no deberíamos considerar entonces el placer y el dolor como hechos cardinales? ¿Puede existir la voluntad sin esta doble oscilación del sí y el no? Pero ¿quién siente el placer?… Tales preguntas son totalmente absurdas, si el Ser es en sí mismo voluntad de poder, y, por consiguiente, ¡sensación de placer y dolor! Sin embargo, tiene necesidad de contradicciones, resistencias; por lo tanto, relativamente, de unidades que se sobreponen a él…

__________________________________________________
FUENTE: La Voluntad de Poder, libro II, § 51 y § 54. De la selección de textos En torno a la Voluntad de Poder, Península, Barcelona 1973, p.120-122

La voluntad de poder (El libro) (M.Morey)

Taller de filosofía para indignados “Aurora”

 

La voluntad de Poder (El libro)

 

En el verano de 1886, en Sils-María, Nietzsche bosqueja un plan de la obra en cuatro volúmenes, y al año siguiente, el 17 de marzo, en Niza, imagina el esquema que su hermana y demás primeros albaceas editoriales considerarán el idóneo para ordenar temáticamente sus papeles póstumos. Como es sabido, los actuales editores de la obra completa de Nietzsche, considerada hoy la edición crítica definitiva, Giorgio Colli y Mazzino Montinari, han desestimado este criterio por poco fiable si no abiertamente falseador, optando por la publicación de sus papeles póstumos en capas cronológicas   -con lo que desaparece la pretendida “obra” de Nietzsche que llevaba por título La voluntad de poder. Sin embargo, y con esta reserva, merece la pena recordar ese proyecto que Nietzsche no pudo cumplir y que, como escribía a su hermana, el 2 de septiembre de 1886, “… para llevarlo a cabo me hace falta todo, salud, soledad, buen humor, quizá una mujer…”. El esquema de Niza reza como sigue:

 

La voluntad de poder

(Ensayo de una transmutación de todos los valores)

Libro Primero:

El nihilismo europeo

Libro Segundo:

Crítica de los más altos valores tradicionales.

Libro Tercero:

Principio de una valoración nueva.

Libro Cuarto:

Disciplina y formación potenciadora.

 

La versión publicada póstumamente por la hermana se abre con las siguientes y célebres palabras: “Lo que yo cuento aquí es la historia de las próximas dos centurias. Describo lo que vendrá, lo que no puede menos que venir: el advenimiento del nihilismo. Esta historia puede ser contada ya ahora; pues opera en ella la necesidad misma. Este futuro habla ya a través de cien signos; este destino se anuncia por doquier; ya todos los oídos están aguzados, prontos, a captar esa música del porvenir. Desde hace mucho toda nuestra cultura europea, presa de una tensión angustiosa que aumenta de década en década, se encamina a una catástrofe – inquieta, violenta, y precipitada; cual río que ansía desembocar en el mar, ya no reflexiona, tiene miedo de reflexionar”.

Miguel Morey: Friedrich Nietzsche, una biografía

 

Próximo encuentro: viernes 6 de julio, 18:00

Nietzsche, voluntad de poder (Resumen)

La voluntad de poder, “esencia” de la vida (Resumen)

        Es el principio básico de la realidad a partir del cual se desarrollan todos los seres, la fuerza primordial que busca mantenerse en el ser, y ser aún más. Nietzsche cree que en todas las cosas encontramos un afán por la existencia, desde el mundo inorgánico hasta el mundo humano, pasando por todos los distintos niveles de seres vivos. Todas las cosas son expresión de un fondo primordial que pugna por existir y por existir siendo más. Sus escritos anteriores a 1890 (fecha en la que le sobrevino la locura) eran esencialmente críticos con los esquemas mentales que han dominado toda nuestra cultura desde sus mismos orígenes –el platonismo–. Sin embargo, en su última obra escrita en la cordura (“La voluntad de poder”) Nietzsche intentó describir su visión positiva de la realidad, que coincide con la que presentó ya en su primera obra, “El nacimiento de la tragedia”, con la noción de lo dionisíaco. Las características que para él tiene la realidad, el ser (por lo tanto, la voluntad de poder) son:

  • irracionalidad: la razón es sólo una dimensión de la realidad, pero ni la más verdadera ni la más profunda pues el mundo no es racional sino caos, multiplicidad, diferencia, variación y muerte, y en el hombre la razón no tiene –ni debe tener– la última palabra, puesto que siempre está al servicio de otras instancias más básicas como los instintos o las emociones;
  • inconsciencia: la fuerza primordial que determina el curso de todas las cosas no es consciente, aunque esporádica y fugazmente se manifiesta de este modo precisamente en los seres humanos; pero incluso en este caso la consciencia no tiene carácter sustantivo, ni crea un nivel de realidad nuevo o independiente;
  • falta de finalidad: las distintas manifestaciones que toman las fuerzas de la vida, sus modificaciones y consecuencias, no tienen ningún objetivo o fin, no buscan nada, son así pero nada hay en su interior que les marque un destino; Nietzsche declara con ello el carácter gratuito de la existencia;
  • impersonalidad: esta fuerza no puede identificarse con un ser personal, se trata en realidad de un cúmulo de fuerzas, no de una básica que supuestamente esté a la base de todas las visibles; un cúmulo de fuerzas que buscan la existencia y el ser más, compitiendo en dicho afán entre sí, enfrentándose y aniquilándose.

Hay que recordar que Nietzsche no entiende por “voluntad” lo que habitualmente llamamos con este término:  para nosotros  es lo que nos permite tener actos de querer,  la fuerza que descansa en nuestro interior gracias a la cual dirigimos nuestra conducta y con la que somos capaces de realizar nuestros fines conscientes. La tradición aristotélico-tomista la consideraba una facultad del alma, la psicología actual una capacidad de la mente. Para Nietzsche esta voluntad es una manifestación superficial de una fuerza que está más en lo profundo de nuestro ser. La voluntad de poder no es la voluntad que se descubre con el conocimiento de uno mismo, que se conoce por introspección. Esta voluntad es una simplificación de un complejo juego de causas y efectos. No hay un deseo único, hay una pluralidad de instintos, pulsiones, inclinaciones diversas, que se enfrentan unas a otras; a la consciencia sólo llegan los resultados de dicho enfrentamiento. La voluntad de poder se identifica con cualquier fuerza, inorgánica, orgánica, psicológica, y tiende a su autoafirmación: no se trata de voluntad de existir, sino de ser más. Es el fondo primordial de la existencia y de la vida.

 

Voluntad de poder (T.Morales)

sábado, 31 de marzo de 2012

NIETZSCHE. LA VOLUNTAD DE PODER (Tomás Morales)

¿A qué insensatos (locos, descerebrados), a qué mentecatos (necios, tontos, faltos de entendimiento) se les ocurrió la idea de interpretar y afirmar que la “voluntad de poder” era el deseo, el ansia, la determinación,…de mandar, de dominar, de someter, de dirigir, de esclavizar,….?

La “voluntad de poder” (tan esencial en el pensamiento de Nietzsche) no es lo que los corifeos nazis entendían, mirando a Hitler, como la voluntad de mandar, de ser un político poderoso, de dominar el mundo, de someterlo.
No es la voluntad de conquista, de búsqueda de riqueza o de autoridad.
No es la voluntad de tomar y ejercer el poder, sino “no querer sentirse debilitado, tener dominio sobre sí mismo, no conformarse con “ser”, sino aspirar a “ser más”, a “superarse”.

La voluntad de poder no es:

1.- La facultad psicológica de decidir si sí o si no, si esto o si lo otro, si se decide tras intervenir, previamente, el entendimiento o no.
2.- Ni es, simplemente, la voluntad de vivir (aunque también).
3.- Ni es la voluntad de obedecer o de someterse.
4.- Ni es la voluntad de verdad de los pensadores teóricos.
En todo ellos está la “voluntad de poder”, pero no se reduce a ninguna de ellas.

Para entender qué es la “voluntad de poder” hay que acercarse al concepto de “fuerza”.
Es “la fuerza primordial que busca, intenta, empuja, persigue,… en primer lugar, “mantenerse en el ser”, no dejar de ser.
Pero, en segundo lugar, es “no contentarse con ser “eso y así”, sino “ser más”,

Es un “ímpetu” o “impulso” que va más allá siempre, que no se detiene nunca, y siempre hace referencia a lo vital, a lo orgánico, a lo biológico.
No es “adaptación” (que también, para no dejar de ser), sino, sobre todo, “acción”, “dinámica”.
“Actuar” y “reaccionar” son expresiones de la fuerza.
Cuando las “fuerzas reactivas” triunfan sobre las “fuerzas activas” entramos en el “nihilismo”.

La “voluntad de poder”, pues, nada tiene que ver con el “querer, consciente, del hombre de imponer su voluntad, triunfante”.
La Razón misma es una manifestación de la vida, que ha llegado, en su dinámica, hasta ahí.

Es en su madurez cuando a la “vida” la llama Nietzsche “voluntad de poder” = “la energía creadora de todos los seres”.
Toda la realidad está transida de, es fuerza que se despliega.
La “voluntad de poder” es “la voluntad constante de SUPERACIÓN” en la naturaleza entera, y también en el hombre, como voluntad creadora de valores.
Todo ser, vivo o muerto, orgánico o inorgánico, está traspasado por la “voluntad de poder”, y tiende y lucha, desde la piedra al árbol, desde el perro al hombre, no sólo de “sobre-vivir”, de “sobre-existir”, de seguir “siendo” sino, sobre todo, de no pararse, de ser más, de superarse.
Naturalmente, también los hombres, casi siempre de manera inconsciente, huimos y comemos, respiramos y descansamos, perseguimos,…no sólo para seguir vivos, sino que, también, concebimos algún bien y nos decidimos a conseguirlo, para “no perecer y vivir más y mejor”

La voluntad humana, como facultad psicológica, (ese “lejano eco de un combate ya disputado en lo profundo”) es “una” (ni la única ni la más importante) manifestación de la “voluntad de poder”
¿Qué es la evolución sino una manifestación de la “voluntad de poder”, que hace surgir la “vida” de la “no vida”, la “vida pluricelular” de la “monocelular”, la “vida humana” de la “vida animal”, y que desde el “hombre” debe impulsarlo hasta el “superhombre”, nivel superior al hombre mismo?.

¿Qué es la misma Razón, como arma o medio, sino “otra” manifestación más de la “voluntad de poder”?
Porque, si razonamos, razonamos “para algo”, para “no perecer” y para “progresar”.
La Razón está al servicio de la Vida = la Realidad Primordial”
Razonamos para detectar lo malo (y, así, poder rehuirlo) y para detectar lo bueno, y lo mejor, para apropiárnoslo.

El mundo, la realidad, es un caos, multiplicidad, diferencia, variación, muerte,… y, si utilizamos la Razón, es para ordenarlo, conocerlo y, sobre todo, dominarlo.

No Vivimos (fin) para Razonar (medio), sino que Razonamos para Vivir.
La Razón es el arma que utiliza el hombre para dominar la irracionalidad de la realidad, para unificar la multiplicidad y las diferencias (“el hombre”, cuando lo que. realmente, existen son los hombres concretos, diferentes,….).

¿Cuál es la meta de esa “voluntad de poder” que anida en el fondo de todos los seres?. ¿Existe esa meta?
¿Tiene/tuvo la evolución una “meta a la que llegar”, un “objetivo a conseguir”?.
¿Tenía que llegar desde la materia inorgánica hasta el hombre?.
¿No es el hombre un acontecimiento fortuito, que ocurrió, pero que, igualmente, podría no haber ocurrido?.
¿Existimos y somos así, por azar o por alguna mano divina que dirigía el proceso?.
¿Podríamos no haber sido o haber sido de otra manera?

De la lucha entre las “fuerzas reactivas y activas” salió lo que salió, esto, pero podría no haber salido, o haber salido de otra manera.

“El mundo es un monstruo de fuerzas, sin principio ni fin, una magnitud fija de fuerza que ni crece ni disminuye, únicamente se transforma. Destruyéndose y construyéndose constantemente, transformándose, sin meta, a no ser que exista una meta en la felicidad del círculo”

 

Nietzsche, Voluntad de Poder, nazis

Nietzsche. Alemania y la voluntad de poder

Tomado de José Pablo Feinmann: “La filosofía y el barro de la historia”

 

Sí, hay páginas de Nietzsche que estremecen. Y Nietzsche mismo decía filosofar a martillazos. Era un banquete apetecible para los nazis y no tuvieron que esforzarse mucho para hacer uso de él. La voluntad de poder expresaba la idea del espacio vital, la idea de crecer para conservarse, de no detenerse jamás en el crecimiento, todo eso servía para el expansionismo guerrero del Reich, la idea de la raza de señores, de los vikingos, el ataque a la inteligencia, la idea de la buena salud, el elogio de la fuerza de los guerreros en desmedro de lo intelectual, la moral de los amos respecto a la moral del rebaño, el odio al socialismo, el odio a la “hidra internacional”, la propuesta de ayudar a morir a los débiles y a los fracasados, el odio a la Revolución Francesa, el odio a la Comuna de París, la exaltación de la guerra, la oposición tenaz entre Roma y Judea, la elección, desde luego por Roma, por su Imperio, por sus guerreros (un regalo “profético” para Mussolini), el dibujo preciso de los animales de rapiña sin conciencia, que “dejan tras de sí una serie abominable de asesinatos, incendios, violaciones y torturas con igual petulancia y con igual tranquilidad de espíritu que si lo único hecho por ellos fuera una travesura infantil” (GM),… su racismo, su aristocraticismo, su pavor a la plebe, su asco a la plebe  (“instinto de rebaño”), y, last but not least, el superhombre, el Übermensch, ese ideal inalcanzable que todo oficial SS sintió alcanzar por medio de su furia, de su guerra, de sus crímenes, de su inapelable condición de superior…

 

En el plano ideológico-político –que acompaña al filosófico- la obra de Nietzsche, más allá de textualidades explícitas y más allá de todo cuanto Nietzsche haya podido escribir o hacer, responde a una necesidad profunda de Alemania: unirse y expandirse. No es casual que una filosofía de la voluntad de poder surja en el único país de Europa que llega con retraso al reparto imperialista del mundo. Alemania era ya un gran país, con una gran cultura y sin un Estado, sin unidad nacional. El Segundo Reich del Kaiser Guillermo y de Bismarck ( y aquí nos lanzamos al barro de la historia, filosofando) emprende esta tarea impostergable. La tarea impostergable se emprende desde Prusia y a la prusiana. Servicio militar obligatorio por cuatro años. Militarización de la sociedad desde un Estado belicista. La guerra corona la búsqueda de unidad. Esa guerra es la guerra franco-prusiana. Alemania se queda con las provincias de Alsacia y Lorena y con la victoria y con todo el orgullo…  Luego -durante la Primera Gran Guerra-  Alemania extravía su rumbo agresivo e imperial.  Lo habrá de recobrar con el Tercer Reich. La historia del siglo XX es la historia de la tardía unidad de Alemania, que determina su furioso afán de expansión, de espacio vital. Una nación que necesita expandirse, que busca su espacio vital, ¿no requiere al filósofo de la voluntad de poder, el que enseñara que crecer no alcanza, que hay que crecer más y siempre porque conservarse es morir?

 

Pero Nietzsche, al expresar el expansionismo germánico, expresa al hombre capitalista. Es el capitalismo en-sí el que sabe que no crecer, que meramente conservarse, es morir. Es el imperialismo, el sistema-mundo que siempre busca más…

Con Descartes, el hombre capitalista había conquistado su subjetividad, su pensar. Lo va asegurando con Kant, quien ya no recurre a la “veracidad divina”, pero postula una “cosa en sí” inconquistable. Con Hegel, filósofo de la Revolución Francesa, la burguesía se apodera de todo el poder, se apodera de la cosa en sí. Marx expresa el nuevo sujeto que viene a cuestionar al anterior: el proletariado. Pero acompaña a la burguesía en la necesariedad de que ésta conquiste el mundo, lo haga suyo, implante hasta en el último rincón del globo el sistema de producción capitalista. De ahí surgirá el proletariado revolucionario. Es la paradoja dialéctica: Marx se une a la burguesía en la negación que esta ejerce sobre todos los territorios periféricos. Pero esa expansión – que Marx justifica desde la izquierda, desde la dialéctica del proletariado- requería el filósofo que la expresara. La burguesía tenía subjetividad, pero carecía de una filosofía que la comprometiera con el mundo sensible, con la vida, con lo que ella es: devenir constante. La burguesía, ya adueñada del centro, deviene sir cesar porque tiene que apropiarse de la periferia, del entero planeta. ¿Cómo la clase a la que Marx ha denominado “la más revolucionaria de la historia” no va a devenir? Ese devenir, para serlo, necesita un motor: ese motor es la voluntad de poder…  La voluntad de poder es siempre más porque deviene negando lo que meramente se conserva. La Historia, de este modo, la historia del capital imperial y financiero, deviene… por medio de las negaciones que la voluntad de poder, en su constante crecimiento, ejerce sobre viejas formas históricas que solo se conservan y no llevan en sí la potencia del crecimiento… Pero no hay aquí sujeto sustancial: como en Hegel, como en Marx. No hay sentido necesario de la historia, no hay teleología. No estamos confundiendo la voluntad de poder con la dialéctica. Hay fuerzas guerreras. Hay voluntades enfrentadas. Hay búsqueda incesante del poder.

Esta potencia del crecimiento fue la que tuvo que incorporar, con enorme agresividad, Alemania por su tardío ingreso en la historia del capitalismo. Imaginen a esa nación, llena de orgullo, llena de cultura, con Hegel a sus espaldas, con los Discursos a la Nación alemana de Fichte, con Goethe, con Hölderlin, con Beethoven, y sin unidad, sin patria ni Estado. Imagínenla luego: fracasada, humillada en la Primera Guerra, humillada por el Tratado de Versalles, desvalida, engendrando una República de políticos blandos, de socialdemócratas que, lejos de querer expandirse, buscaban para la tierra de los vikingos las formas parlamentarias de las burguesías detestadas pero triunfadoras, dueñas del territorio de los imperios. Imagínenla aquí, en esta encrucijada: ¿cómo no convocar a un gran Führer que encarne otra vez la voluntad de poder?  Ahora sí, ahora van a ver, nada detendrá a Alemania. Nada impedirá que tenga el espacio vital que reclama. Y el que reclama ahora tendrá las dimensiones del entero mundo. ¿Cómo no convocar a Nietzsche? ¿Cómo no convocar al filósofo de la voluntad de poder? ¿Cómo no decir “Cuando gritamos “Heil Hitler” estamos gritando al mismo tiempo “Heil Nietzsche”? Porque Nietzsche, sin duda, ha sido el filósofo del porvenir y ha sido el profeta de muchas cosas. Entre ellas, poderosamente (y uso con deliberación este adverbio), ha sido el profeta del nacionalsocialismo…

Acta Jueves 28-6-2012

Orden del día:

1) Lectura de actas anteriores: del 7 y del 14 de Junio

2) Información sobre la Asamblea de coordinación del día 21-6-12

3) Tesorería

4) Propuestas varias

1) LECTURA DE ACTAS ANTERIORES.

1.1) ACTA DEL 7-6-12

Se aprueba el acta con alguna modificación. Estas modificaciones se realizarán directamente sobre el acta ya escrita.

Se aprueba la propuesta referente a las LLAVES DEL LOCAL: que todas las personas encargadas de abrir el local tengan la llave de la puerta pequeña y que dentro del cajón siempre haya un juego completo de llaves para abrir la otra puerta.

Miguel se ofrece a hacer las copias de las llaves. El pago de las copias será de dos formas distintas:

-La persona que pueda costearse su propia copia, se la paga a Miguel

-La persona que no pueda costearse esa copia, se la pagará el Centro. Y el Centro a Miguel

-El juego de llaves completo lo paga el Centro.

1.2) ACTA DEL 14-6-12

Se aprueba el acta con alguna modificación. Estas modificaciones se realizarán directamente sobre el acta ya escrita.

Se aprueba la propuesta de ASAMBLEAS QUINCENALES. Por lo que la siguiente Asamblea general será el Jueves 12-7-12.

Se aprueba la propuesta de ORGANIZACIÓN DE ACTAS. Hay que hacer siempre ACTAS de cada Asamblea. Es una buena metodología de trabajo para poder recurrir siempre a esa información y no intentar recordar qué se dijo el día “X”, porque no nos vamos a acordar. Todas las Actas se subirán al Blog y también se imprimirán en papel. Se guardarán en una carpeta para tal fin ( que se quedará en el local para disposición de todos) y la persona encargada de estas tareas será aquella que tome notas en la Asamblea.

Se aprueba el Tríptico de Información del Centro realizado por los compañeros del grupo de Difusión. Debe estar listo para el Viernes 29-6-12 para poder difundirlo en las fiestas.

El grupo de difusión tenía pendiente hacer también un documento de presentación y explicación de nuestros objetivos y forma de actuar, enfocado a medios de comunicación. Tendrán que presentarlo en la siguiente Asamblea de Coordinación (5-7-12)

2) INFORMACIÓN SOBRE LA ASAMBLEA DE COORDINACIÓN DEL DÍA 21-6-12

Asisten varios compañeros que estuvieron en esa Asamblea, de la cual no hay acta.

Temas que se trataron: Organización de Fiestas del Barrio, Tesorería

-Organización de fiestas. Se habló de los horarios de las distintas actividades, de las    necesidades de personal, necesidades de material. Se acordó hacer una reunión el martes 26-6-12 para terminar de organizar.

– Tesorería. Se acuerda proponer en la Asamblea la rotación de este Grupo de trabajo.

3) TESORERIA

En el ordenador del local hay una carpeta  llamada “Contabilidad de La Fabriquilla”. En ella están las cuentas de Mayo. Este mes de Mayo tuvimos un supehabit de 90€. Las cuentas de Junio están todavía sin cerrar. Los recibos de las compras se guardan en un bote y el encargado tiene que actualizar esa información en el ordenador. En este dosumento también se ve lo que se ingresa en el Banco.

También hay un documeno en el ordenador de “Socios”. En el se reflejan las cuotas pagadas por Socio y por Mes.

Se aprueba la propuesta referente a la DOMICILIACION BANCARIA DE LA CUOTA DE SOCIOS. En la hoja de inscripción está la cuenta de Alifa, como hasta el momento no se ha utilizado, se decide suprimirla de la hoja de inscripción y funcionar como hasta ahora.

Se aprueba la propuesta de PROTOCOLO DE APERTURA DEL LOCAL. La persona encargada de abrir el local se debe encargar de la Caja en esas horas. Debe apuntar en una hoja de “Cuentas diarias” (que se preparará en estos días), el dinero que hay en caja cuando empieza su turno y cuando acaba. Esta persona debe encargarse de servir las bebidas y que quede todo reflejado en la hoja “Cuentas diarias”.

Se comenta la rotación de la Tesorería, pero no se llega a acordar el tiemo de esa rotación. Se deja para la Asamblea de Coordinación.

4) PROPUESTAS VARIAS

4.1) FIESTAS

Se habla un poco de organización: barras, música, sonido…

4.2) PROPUESTA DE BOICOT  A LAS CARPAS DEL AYUNTAMIENTO

Queda denegada la propuesta.

Argumentos a favor: El Ayuntamiento no ha organizado apenas las Fiestas y al final se pone la medalla haciendose la foto en sus carpas.

Aunque las carpas sean de todos los Motrileños, no nos gusta ver el Logo del Ayuntamiento apropieandose de actividades que ellos no fomentan.

Argumentos en contra: El Centro no es el organizador de las Fiestas, está como colaborador de la Asociación de Vecinos, la cual sí depende del Ayuntamiento para hacer las Fiestas. Por lo que sin su consentimiento, no deberiamos tocar las carpas.

El Ayuntamiento es otro colaborador de las Fiestas, por lo que tiene derecho a poner sus carteles, como también lo tenemos nosotros.

Se aprueba la propuesta de COLOCACIÓN DE CARTELES QUE NOS DESCRIBAN. Se colocarán carteles en nuestra fachada y por la plaza con los siguientes motivos: Presentación y Principos del Centro, Actividades del Centro, Stop Desahucios, 15M, Juvetud sin Futuro y Democracia Real ya.

4.3) PROPUESTA DE ACCIÓN REIVINDICATIVA EN PRESENCIA DE LA ALCALDESA

Queda denegada la propuesta.

Argumentos a favor: Aprovechar la presencia de politicos para hacer reivindicaciones que perseguimos desde el comienzo del 15M y del Centro

Argumentos en contra: Los objetivos principales que se acordaron para participar en las Fiestas fueron: difusión de nuestro Centro y Financiación. Respeto a la Asociación de Vecinos, que no ha sido informada de nada de este tipo de acciones y puede no gustarles.

 

Ciquitraque Teatro estará en las fiestas del barrio

Ciquitraque TeatroCiquitraque Teatro, compañía perteneciente a la Unión Internacional de Marionetistas (UNIMA) ha confirmado su presencia en las fiestas del barrio de la Fabriquilla. Esta prestigiosa compañía, fundada en 1997 y que ha participado en importantes escenarios del mundo del títere y las marionetas, accedió a la petición realizada través del recién creado “Centro Social Autogestionado La Fabriquilla de Ideas” para participar en las fiestas de este popular barrio motrileño que tendrán lugar los días 29 y 30 de junio.

Ciquitraque Teatro, que tiene como una de sus prioridades el trabajo altruista con colectivos solidarios (hospitales, centros de educación especial, ONGs…) no había podido concretar su presencia por motivos de agenda hasta última hora, colaborará definitivamente en el relanzamiento de estas fiestas y en apoyo a este centro social, de manera totalmente desinteresada y pondrá en escena la obra “Zarandajas”, un espectáculo que compagina pasacalles, guiñol y gran tamaño. Esta representación tendrá lugar el sábado 30 de junio a partir de las siete y media de la tarde, en la Plaza de la Fabriquilla.

Ciquitraque Teatro, que también ejerce como escuela de marionetistas, contará en esta ocasión con la colaboración de algunos de sus jóvenes estudiantes, en un espectáculo que seguro hará las delicias de niños y mayores.

UN REY MALVADO
Zarandajas, cuenta la historia de un rey muy malvado que lo quiso tener todo pero se quedó pasmado. Los juglares de Ciquitraque, contarán esta historia donde aparecerán, caballeros armados, brujas feísimas, valientes doncellas, caballos y dragones. Además habrá una sorpresa final muy especial.

“Cojan sitio niñas y niños que la función va a comenzar con las hermosas historias que les vamos a contar porque Ciquitraque Teatro en su ciudad está”

Taller de Cultura Libre: Copyfight – Copyleft vs. Copyright

Si eres creador (escribes, pintas, dibujas, haces foto, vídeo o lo que sea), este taller te va a interesar.

El próximo jueves 28 de Junio 5 de Julio seguiremos con el taller de Cultura Libre. En esta ocasión hablaremos de los derechos de autor y los diferentes tipos de licencias y cuestionaremos el concepto de originalidad. Esta sesión será más larga que la anterior, y si vemos que se hace muy pesada seguiremos la semana siguiente.